El chupete

 

El chupete es uno de los objetos más identificativos con el bebé, y es que muchos niños encuentran en él gran consuelo. Con frecuencia suele ser motivo de dudas de los padres en la consulta, intentando buscar el mejor para nuestro pequeño. 

 

¿Cuándo podemos ofrecérselo?

La mayoría de pediatras estamos de acuerdo en que no conviene dárselo antes de que cumple un mes de vida si la lactancia materna todavía no está bien instaurada. Esto se debe a que no es igual succionar de una tetina que de un pezón, es decir, son mecanismos de succión diferentes, y puede entorpecer el enganche del recién nacido al pezón.

Si nuestro bebé se alimenta exclusivamente con biberón, no habría problema en ofrecérselo desde los primeros días.  

 

¿Cuál es el mejor para mi bebé?

Hay multitud de formas y materiales de chupetes (anatómicos, redondos, con forma de pezón, con orificio para que los padres metan un dedo, de silicona, de látex...). Ninguno ha demostrado (al menos científicamente) que sea mejor que el otro, hay que dejar que el bebé elija el suyo propio.

 

¿Es siempre necesario que lo tenga?

Indudablemente, el uso moderado del chupete puede ser de gran ayuda cuando el bebé está nervioso, molesto o no puede dormir.

A veces le ofrecemos decenas de chupetes de formas y texturas diferentes y el niño, tras chupetearlo un poco, termina siempre por escupirlo. Tranquilos, simplemente nos está diciendo que no lo necesita.

También podemos ofrecerle un "muñeco chupón", suele ser un peluche sin relleno para que el niño se lleve a la boca cuando quiera.

 

¿Y si mi bebé se "envicia" con él?

El uso casi constante del chupete no es dañino para los dientes ni para la boca del niño, pero cuando se le pierde o se lo quitamos puede ser motivo de una llantina indeseada. Muchos padres lo retiran de la boca de sus hijos una vez que se tranquiliza o se duerme para evitar esto. Algunos pediatras y abuelos dirán que se "enviciará" con él si no lo hacemos. Sin embargo, eso va a gusto de cada padre y de cada bebé...

 

Mi bebé se chupa el dedo, ¿pasa algo?

No es bueno dejar que el niño se chupe el dedo pulgar pues a la larga puede producir deformaciones en el paladar, en los dientes y en el dedo. Recomiendo retirar ese dedo de la boca desde los primeros meses de vida, pues a ciencia cierta sé que pueden chuparse el dedo hasta bien mayorcitos.

Otra cosa distinta es que se chupe el puñito  o algunos dedos centrales de la mano los primeros meses. No siempre tiene que significar hambre o ser un mal vicio, simplemente les calma, y no suele ser dañino para la boca.

¿A qué edad tengo que quitárselo?

Se recomienda retirar definitivamente el chupete alrededor de los 18 meses. ¿Pasa algo si lo mantiene hasta los 2 años o más allá?. No, en realidad no. Pero siempre es bueno hacer saber al niño que ya no es un bebé pequeño y favorecer su crecimiento e independencia (al igual que hacemos cuando retiramos el biberón, cuando quitamos el pañal, etc).

Muchos padres me preguntan cuál es la mejor manera, y menos dolorosa, para retirar el chupete. Cada maestrillo tiene su librillo, y se puede hacer rápida y radical (tirarlos a la basura) o progresivamente (ofrecérselo cada vez menos frecuentemente, hasta dejarlo sólo para dormir y después retirar definitivamente).

Os dejo un post de Esther Gili en su blog 39 semanas que me hizo mucha gracia sobre este tema: http://www.39semanas.com/2014/10/quitar-el-chupete.html

 

En las próximas cajitas de Bebenube podréis conocer multitud de tipos de chupetes para probar con nuestros retoños. ¡No olvidéis comentarnos vuestras impresiones!

 

Irene

 

 

 

 

 

 

Otros artículos de interés


Cumpleaños de Peter Pan

24 de Enero de 2019

Cumpleaños de Peter Pan

Dejar el chupete

20 de Diciembre de 2018

Dejar el chupete