Actividades para niños de 6 a 18 meses

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre tiene mucha expectación y una vez ocurre, es imposible no darse cuenta de lo rápido que parecen crecer los pequeños y, con ellos, sus necesidades y deseos.

Crecer es un viaje fascinante de descubrimiento para los niños. Entre los 6 y los 18 meses de edad, la personalidad de los niños empieza a desarrollarse. Sin embargo, el foco del desarrollo infantil está en reconocer y descubrir sus sentidos. Por ello, estimular a los niños a través de actividades de todo tipo ayudará a ambas partes (familia y bebé) a comprender mejor el carácter, los gustos y los intereses de los más pequeños.

Es importante que los niños de esta edad realicen todo tipo de actividades ya que cada tipología será capaz de aportarle algo diferente a su desarrollo. Por una parte, las actividades creativas ayudan a los niños a aprender a expresarse y a lidiar con sus sentimientos. Por otra parte, las actividades intelectuales ayudarán a desarrollar aspectos como la memoria o la concentración. Por último, las actividades físicas ayudarán a los niños a fortalecer sus huesos y músculos.

Desde Babysits, te proponemos algunas actividades que puedes hacer con niños de 6 a 18 meses, para que la diversión ¡no tenga fin!.

1. Pintar

Es importante que los niños estén supervisados mientras realizan esta actividad

Pintar es una actividad divertida que pueden hacer solos o en compañía de un adulto. Algo de papel y pintura serán capaces de mantener entretenido a cualquier niños. Asegúrate de darles una variedad de materiales amplia (lápices de colores, acuarelas, rotuladores..) y de diferentes colores para que exploren y se diviertan.

De esta forma, los pequeños jugarán con las texturas y tenderán a utilizar una determinada gama de colores.

En definitiva, deja que la imaginación de los niños vuele con esta actividad.

2. Música

Entre los 6 y los 18 meses, los niños generalmente pasan por muchas etapas del habla, desde los balbuceos hasta la creación de frases cortas.

Las canciones son muy útiles para ayudarles a memorizar cómo se pronuncian diferentes palabras y reconocer sonidos. Por eso es importante poner música a los niños, cualquier canción que os haga feliz a ambos y que sea apropiada para ellos. Esto les ayudará a desarrollar su lado creativo y a mejorar sus habilidades comunicativas

Es probable que, al estar expuestos a tanta música, los niños estén cómodos con ella y decidan utilizarla como otro medio de expresión más.

Además, estas dos actividades son una buena forma de saber si les gusta expresar su lado creativo.

3. Libros de imágenes

Los libros de imágenes más simples servirán para mostrar y asociar objetos, colores y palabras básicas. Por ello, constituye una forma de aprendizaje más que, contada con una pequeña historia, será mucho más entretenido para los niños.

Además, se considera que el aprendizaje visual es una de las mejores formas de aprender pues las imágenes son, por lo general, más fáciles de entender, memorizar y recordar.

4. El Juego de las Texturas

Esta actividad requiere algo más de preparación. Es importante sentar a tu bebé en un sitio seguro del que no se puedan caer, como, por ejemplo, una trona. Una vez que el bebé esté seguro y tranquilo, coloca objetos de diferentes texturas en la mesa de la trona de forma que queden al alcance de las manos de tu bebé.

Anima a tu bebé a que explore todos los objetos que tiene delante para que descubra y aprenda más sobre sus sentidos.

Algunos de los objetos que recomendamos utilizar para esta actividad son: pan rallado, gelatina, un bowl con agua (asegúrate de que el bowl sea algún material que no se pueda romper), chocolate y mandarina (sin pelar).

5. Objetos que ruedan y hacen ruido

Es importante que el niño se encuentre en un lugar seguro para hacer esta actividad. Evita colocarlo en lugares de los que se pueda caer fácilmente si se mueve mucho o de forma repentina para evitar posibles accidentes.

Hay dos formas de hacer esta actividad. Puedes optar por objetos que ruedan sobre el suelo con facilidad, como una pelota, u objetos que suenen con facilidad cuando se mueven, como un sonajero.

Juega con el objeto un par de veces para demostrar al niño la consecuencia de mover el objeto y que la entienda. Después, anímalo a que juegue con el objeto por sí mismo. De esta forma, se entretendrá y, a la vez, mejorará su coordinación ojo-mano.

6. Bailar y quedarse congelado

Anima a bailar a los niños con canciones que ya conozcan, ya que, así, será más fácil que se involucren en la actividad.

Para hacer este juego, pon la música durante unos segundos y después, para la música y actúa como si estuvieras congelado. Repite esto varias veces y ve cambiando las posiciones en las que te quedas congelado para que los niños entiendan el juegue y relacionen la música con el baile y el silencio con quedarse “congelado”.

Esperamos que te diviertas un montón jugando con los niños de la casa. ¿Quieres más inspiración? Babysits tiene publicadas otras muchas actividades para niños.

Si estás buscando un canguro para tu hijo o estás buscando un trabajo canguro, Babysits, es un buen sitio para empezar. Se trata de una plataforma en línea que facilita el contacto entre familias y proveedores del cuidado infantil de forma simple y transparente.

 

Álvaro