Guía básica para el cuidado infantil

Guía básica para el cuidado infantil

 

¿Tienes algún familiar que está preparando la llegada de un bebé? o ¿te interesa empezar a trabajar con niños pero no sabes si estás preparado?

 

Entonces echa un vistazo a esta guía básica y simplificada de cuidado infantil creada por Babysits. Incluye información sobre el proceso de vestir a un niño, cambios de pañales, pataletas, dieta nutricional y primeros auxilios ¡para que no te pierdas nada!

 

Vestir a un niño

El momento de vestir a un niño nunca suele ser el momento más tranquilo del día. De hecho, puede ser bastante difícil. Dependiendo de la edad que tengan, los niños pueden querer involucrarse en mayor medida en este proceso, por ejemplo, eligiendo su propia ropa.

Sin embargo, no siempre suelen tomar las decisiones más racionales. Por eso, para que puedan hacer ejercicio de su autonomía, es importante que encontremos el balance entre sus deseos y lo que consideramos correcto.

Estas son algunas de las estrategias que puedes seguir para ayudar a los niños a vestirse a la vez que les dejas autonomía y les ayudas a aprender a vestirse por ellos mismos. 


  • Limita sus opciones de forma que puedan seguir teniendo autonomía para elegir una prenda concreta, pero de una selección reducida de prendas.

  • Escoge prendas que sean fáciles de poner y quitar como, por ejemplo, ropa suelta o elástica.

  • Divide el proceso en pasos simples. Para ayudar a los niños a que aprendan a vestirse ellos solos, lo mejor es dividir el proceso en pasos sencillos ya que, así, podrán seguir el proceso y recordarlo con mayor facilidad (oie por la pernera izquierda, pie por la pernera derecha y subir el pantalón, etc.)

Cada niño tendrá diferentes competencias a la hora de vestirse dependiendo de la edad, lo que también se asocia al nivel de desarrollo de sus habilidades motoras finas. Es importante no comparar el progreso de los niños con el de otros infantes.

Sin embargo, puede que te interese saber las cosas que normalmente consiguen hacer los niños a la hora de vestirse dependiendo de la edad:


  • Niños de 1 año: normalmente pueden levantar los brazos para meterlos en las mangas y sujetar sus pies para ponerse los zapatos. También suelen poder quitarse los calcetines y los zapatos.

  • Niños de 2 años: normalmente pueden quitarse los abrigos (ya desabrochados), desatarse los zapatos, bajarse los pantalones (con ayuda) y encontrar los agujeros de las mangas y el cuello de las camisetas. 

  • Niños de 3 años: normalmente pueden bajarse los pantalones (sin ayuda), ponerse camisetas con algo de ayuda, ponerse zapatos (sin abrocharlos), subir o bajar una cremallera (sin juntar los dos extremos), abrocharse botones grandes y quitarse camisetas con un poco de ayuda o sin ella.

Cambiar pañales

Dependiendo de su edad, los pañales pueden ser una parte fundamental de la rutina diaria de un niño, para vestirse y también desvestirse. Sin embargo, la manera exacta de poner o cambiar un pañal varía dependiendo de la edad del niño y del tipo de pañal. 

En general, estos son los pasos principales para poner un pañal:


  1. Coloca al niño en una superficie plana y limpia

  2. Sujeta sus piernas hacia arriba y coloca el pañal debajo. 

  3. Pasa la parte frontal del pañal entre las piernas del niño y colócala sobre su tripa. Pega las tiras laterales a la parte frontal del pañal. 

  4. Si el niño utiliza pañales de tipo pantalón, lo mejor es ponerlos de la misma forma que se ponen los pantalones normales.

En cambio, estos los pasos principales para cambiar un pañal:


  1. Coloca al niño en una superficie plana y limpia y coloca todos los materiales y productos necesarios para el cambio de pañal de forma que puedas cogerlos estirando el brazo. Además, asegúrate de tener las manos limpias

  2. Desabrocha las tiras adhesivas del pañal, levanta el trasero del bebé tirando suavemente de sus tobillos hacia arriba y quita el pañal sucio de debajo del bebé. 

  3. Limpia al bebé, de delante a atrás (especialmente importante para las niñas)

  4. Coloca un pañal limpio debajo del bebé y pega las tiras adhesivas a la parte frontal del pañal. 

  5. Tira el pañal sucio, limpia y desinfecta la zona en la que has cambiado al bebé y lava tus manos y las del bebé. 

Lidiar con berrinches

Los berrinches son arrebatos emocionales que los niños utilizan para expresarse. Puedes estar causados por muchos factores diferentes como fatiga, hambre, ansiedad y/o sentirse ignorados. Por tanto, los berrinches son un comportamiento natural de respuesta a algunos estímulos. 

Generalmente, los berrinches o pataletas suelen estar causadas por el enfado o la frustración, sobre todo cuando están en edades en las que desean tener más autonomía. Por ello, es común que los niños reaccionen con un berrinche cuando no consiguen lo que quieren o no se les permite ser autónomos. 

Al ser comportamientos naturales y comunes, lo mejor es encontrar una forma de poder gestionar los berrinches, ya sea evitando al máximo las posibilidades de que ocurran, o encontrando la forma que mejor funciona para que el niño se relaje una vez ya hayan comenzado.

Hay diferentes formas de reducir las posibilidades de que ocurran:


  • Establece una rutina y planifica las actividades para los momentos en los que el niño suele estar menos cansado o tener menos hambre.

  • Deja que el niño tome decisiones para que sientan que tienen algo de autonomía.

  • Evita situaciones que, generalmente, provocan berrinches o desacuerdos, como, por ejemplo, los pasillos de las golosinas en los supermercados.

Por otra parte, los mejores consejos para gestionar un berrinche que ya está ocurriendo son: 


  • Mantener la calma.

  • Intentar distraerlos.

  • Tratar de entender la raíz del berrinche. Si está provocado por hambre o sed, puede que sea relativamente fácil de resolver. 

Dar de comer a un niño

En cuanto a la nutrición, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños tomen todos los días alimentos de todos los grupos nutricionales básicos, es decir, proteínas magras (carne, pescados, huevo, pollería, legumbres...), lácteos, cereales, frutas y verduras.

Estas son las directrices generales y puede que no se adapten a todos los niños, ya sea por alergias o por intolerancias. Por ello, recomendamos consultar a su pediatra las dudas particulares que tengan cuando se trate de la dieta de tus hijos.

Por otra parte, es importante recordar que los trozos grandes de comida pueden ser muy peligrosos para los niños menores de 4 años. Por ello, es esencial preparar la comida en pequeños trozos (sobre todo los alimentos más duros) antes de dar de comer a un niño. De esta forma, se reduce el riesgo de asfixia. 

Algunos de los alimentos que tienes que asegurarte de cortar en trozos pequeños son:


  • Manzanas

  • Zanahorias

  • Apio

  • Judías verdes

  • Salchichas

  • Uvas y tomates cherry (deben cortarse en cuatro partes)

Por último, es probable que algunos niños sean difíciles con la comida, sobre todo con algunos grupos nutricionales, como las verduras. A continuación te presentamos algunos consejos que podrán ayudarte a gestionar o a evitar que los niños sean muy quisquillosos con la comida.


  • Nunca utilices la comida como soborno.

  • Haz que la hora de comer, sea un momento para pasar en familia. 

  • Continúa ofreciéndoles comida nueva y diferente (puede que tengan que tomar un alimento varias veces hasta que se acostumbren al sabor).

  • No les fuerces, anímalos. Introduce alimentos nuevos o alimentos que no les gustan con otros alimentos que sí les gusten.

  • Utiliza comida que pueden comer con las manos para que sea más divertido o trata de presentar la comida de formas divertidas (por ejemplo, animales o formas geométricas).

Primeros auxilios

Hay muchas guías que hay que tener en cuenta para asegurar una correcta salud y seguridad infantil. Por ello, hemos hecho una síntesis de las directrices más importantes:


  • Ten cuidado con los riesgos de asfixia, ya sean derivados de la comida, de objetos pequeños (juguetes u objetos del día a día), o de otras cosas.

  • Evita los juguetes y los objetos afilados, es decir, asegúrate de mantenerlos fuera del alcance de los niños. 

  • Ten cuidado con las bebidas calientes y no pongas objetos en el borde de las superficies ya que los niños pueden hacerse daño al intentar cogerlos o al tirarlos. 

  • Sé consciente de posibles alergias o alérgenos. Asegúrate de saber si tu hijo es alérgico, a qué es alérgico y lee con atención la lista de ingredientes de los productos que compras.

Para saber más sobre cómo actuar en caso de accidentes y sobre cómo realizar primeros auxilios en niños, te recomendamos que leas los recursos disponibles en asociaciones como la Cruz Roja.

 

 

 

Esperamos que esta guía básica de cuidado infantil te haya sido útil.

 

Si estás buscando un canguro para tu hijo o estás buscando un trabajo de niñera, Babysits, es un buen sitio para empezar. Babysits es una plataforma en línea que facilita el contacto entre familias y proveedores del cuidado infantil de forma simple y transparente que, además, crea y publica un montón de contenido sobre el cuidado infantil.

 

¡No te lo pierdas!

 

Álvaro